Mesita de noche lacada en blanco II

Por fiiiiín!!! Ha costado lo suyo pero aquí la tenemos!

Os voy contando un poquito:

Tras aplicar la segunda mano de imprimación ( para el que esté perdido, ir a:  mesita de noche lacada en blanco I), lo lijé todo de nuevo y empecé a darle la primera capa de laca.

Para evitar chorretones lo fui haciendo por partes. Con el mueble tumbado pintaba una cara, y esperaba 12 horas hasta girarla y hacer la siguiente.

Una vez pasada la primera capa,se alisa con lana de acero y se prepara para la segunda.

Aparte de lacar el mueble, éste ha dado bastante trabajo con los herrajes, ya que estaban medio podridos por el paso de los años y no había manera de sacar algunos tornillos. Reconozco que esta parte fue un autentico estrés.

PicMonkey Collage

A la izquierda la carnicería que monté con el dichoso tornillo y a la derecha limpiando los herrajes.

Hubo un par que al intentarlos desatornillar, estaban tan cedidos que ni se inmutaban, así que tiré con un alicate y… ¡pumba! como era de esperar, se cascaron. :´(

Para arreglarlo fui haciendo un agujerillo alrededor con un destornillador para dejar espacio a los alicates y volverlo a enganchar.

Uno salió perfecto, el otro “mal nasío” se me volvió a partir. Así que ya no tuve más remedio que hacer otro agujero para el tornillo nuevo unos milímetros más abajo y listo!

Como habéis visto en la foto limpié bien las bisagras con un producto “limpialotodo” que llamo yo, y quedaron super bonitas. Después no sé por qué, se me ocurrió limarlas un poco con la lana de acero, pero el efecto me molo muy mucho!

En un principio, iba a limpiar los antiguos tiradores dorados para volverlos a usar. De repente un día lacando, me acordé de unos monísimos que trajo mi hermana este Verano de la India (de esas cosas que cuando las traen piensas: se van a tirar toda la vida en un cajón, por qué no habrá comprado unos chales como todo el mundo?) 😉 Los fui a buscar y supe que eran perfectos.

¡A ver que os parece a vosotros! =)

PicCollage1

Ahora viene el toque estrella con el que os vais a quedar muert@s! 😉

Esta idea la cogí de una exposición que vi de muebles reciclados en una escuela de Arte y me enamoró.

El tema está en guardar las cápsulas de los cafés espresso que  vayáis tomando. Una vez que tengáis las suficientes, se aplastan para que queden lisas. Yo ésto lo hice primero colocandolas bajo una tabla de cocina y presionando, y después, para que quedasen igual, con un martillo se les va golpeando sobre la tabla y van cogiendo la forma.

Cuando ya las tengamos todas preparadas, se colocan sobre la mesita para asegurarnos de que los colores quedan bonitos y que nos caben bien, y empezamos a pegarlas a la superficie de la mesa. Yo lo he hecho con una pistola de silicona caliente.

PicMonkey Collage3

Preparando las chapitas sobre la mesa.

Y ya sólo nos queda colocar el cristal encima y la maderita para sujetarlo., y voilá! 🙂

¡El antes y el después!

Como siempre espero que os haya gustado.

Nos vemos!

marta, D.A.M. =)

6 Respuestas a “Mesita de noche lacada en blanco II

  1. Pingback: ¡pinta que te pinta! | D.A.M.·

  2. Pingback: Mesita de noche lacada en blanco I | D.A.M.·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s